Comida y Bebida

Los hongos pueden actuar como fuente de alimento por sí mismos, pero también sus procesos metabólicos y de fermentación se han explotado durante miles de años para producir algunos de los alimentos básicos de nuestra dieta.

Los hongos han jugado un papel vital en el desarrollo de las civilizaciones humanas; se han utilizado ancestralmente como alimento, saborizante y medicina en todo el mundo. La evidencia más antigua del consumo de hongos por humanos data de la Edad de Piedra. Además, los hongos comestibles también se usaban, y se siguen usando, en ceremonias sagradas de varias culturas indígenas. Hoy en día, tanto los hongos comestibles silvestres como los cultivados son altamente comercializados, ofreciendo una inmensa diversidad de ellos. Las puedes encontrar en todas partes y en una variedad de presentaciones, frescas, procesadas, secas, en polvo o en conserva.

Los champiñones se incluyen en todo tipo de platos: sopas, salsas, verduras a la parrilla, incluso cócteles de lujo. Los hongos comestibles son opciones súper saludables para agregar en nuestras comidas y también grandes aliados veganos. Son ricos en proteínas de alta calidad, carbohidratos, vitaminas, fibra y antioxidantes, mientras que son bajos en grasas y colesterol. En los últimos años, el consumo de hongos comestibles ha aumentado considerablemente a medida que las personas se conciencian más de la importancia de una dieta sana y equilibrada. Entre los más utilizados en la cocina podemos encontrar el shiitake, los hongos ostra, los portobellos y los hongos enoki. Además, algunos hongos se han convertido en manjares de la cocina gourmet, como las trufas, que son uno de los alimentos más caros que se pueden comprar.

Pero no todo se trata de setas grandes y carnosas. Pan, cerveza, chocolate y vino, todos nos encantan, pero ¿qué tienen en común? Levaduras! Son hongos unicelulares con un enorme impacto en la producción de alimentos y bebidas utilizados durante eones. Los estudios de Louis Pasteur a mediados de 1800 pusieron de relieve el papel de las levaduras. A través del proceso de fermentación, las levaduras generan dióxido de carbono y alcohol. Esta actividad metabólica es la clave de la levadura de la masa y la elaboración de múltiples cereales, granos y frutas.  Saccharomyces cerevisiaees el representante más popular de las levaduras involucradas en la fermentación de alimentos. Sin embargo, hay muchas otras levaduras menos conocidas relacionadas con la producción de alimentos que pueden funcionar en conjunto con bacterias y otros hongos. En algunos casos, también pueden ser fuentes de sabores, colores y vitaminas. Otra especie de hongo que agrega un sabor único a los alimentos es Penicillium roqueforti, que contribuye al sabor único del mundialmente famoso queso azul Roquefort.

Sin duda, el “alimento de los dioses” y “elixires de la vida” como frecuentemente se denomina a los hongos, están y seguirán estando presentes en nuestras mesas de una forma u otra. Si todavía tienes dudas sobre ellos, ¡definitivamente es hora de dar un paso y poner un delicioso umami en tu vida!